Nadando el Canal de Catalina

Celebrando la Triple Corona….hilando eventos que me han hecho muy feliz y ¡hoy celebro!

Y qué, ¿no te cansas de estar en el agua tantas horas?

¿No te aburres de nadar tanto?

¿No has tenido ganas de salirte del agua antes de llegar a la meta?

¿No te fastidias de tantos kilómetros en el agua?

¿No te ha dado miedo nadar en el mar durante la noche?

La respuesta a todas las anteriores es un gran Sí.

Si me canso de nadar tantas horas y mucho. En ocasiones, al terminar un entrenamiento estoy agotada y ¡apenas va empezando el día! Por ahí de la una de la tarde, mi cuerpo empieza a reclamar y a manifestar el cansancio y como digo…pareciera que estoy pagando el entrenamiento y ni modo, el día sigue así que a seguirle.  Si me he aburrido en alguna ocasión de nadar tantas horas; y sin embargo, no he permitido que ese pensamiento negativo gane, así que prendo el botón de emergencia de la creatividad…y le exigo a mi mente empezar a crear pensamientos positivos que me generen la motivación que necesito para seguir nadando pero además para hacerlo contenta y con mucho entusiasmo… para estos casos, ¡la creatividad es esencial!

Sí, en algunas ocasiones, mientras voy nadando, la idea de salirme del agua  ha pasado por mi cabeza. Estos momentos son críticos, cuando sucede esto, se que mi capacidad física está llegando a su límite… ¡EMERGENCIA! Aquí si, actuar rápido… salvar el entrenamiento o el nado, no dejar que se hunda la situación. incluso esto me ha pasado durante algún entrenamiento, ¡hoy me pasó!  Para estas ocasiones tener un paramédico es fundamental. El paramédico puede ser alguien que te motive a seguir, ya sea que esté presente y te anime a seguir adelante o bien que en tu mente sus palabras te motiven a continuar.

Sí me he fastidiado de nadar tantos kilómetros pero el fastidio me dura un par de minutos. y ese es el secreto… date chance de fastidiarte un poco de lo complicado de la vida pero ponle un límite… Permite que tu mente se fastidie durante dos minutos y al terminar los dos minutos, se acabó el fastidio y a seguir como si nada… lo mejor está por venir, lo mejor es lo que logras cuando continúas y tu visión la tienes puesta en una meta.

Sí me ha dado temor nadar de noche en el mar, pero no solo de noche, ¡sino también de día! Pero como lo he dicho en otras ocasiones, los miedos hay que deshacernos de ellos mientras son miedos pequeños, si los dejamos actuar crecen tanto que entonces nos paralizan y nos detienen y nos impiden seguir adelante y entonces sí, estamos en un gran problema. No dejes que tus miedos se apoderen de ti y de tu voluntad,  deshazte de ellos rápido, mientras más pronto mejor.

Hoy puedo decir que sí, a todas las preguntas anteriores, pero también, hoy celebro que hace 3 años nadé el Canal de Catalina, un nado que me exigió escupir mis miedos en un frasco, taparlo y tirarlo a la basura y entonces sí, nadar casi 8 horas durante la noche en un mar que me recordó que lo esencial es invisible para los ojos y solo se ve con el corazón.

Hoy celebro la Triple Corona de Natación que logré exactamente el 25 de agosto del 2015 cuando salí del mar del Canal de Catalina, caminando. El año anterior en 2011 había nadado el Canal de La Mancha y en 2009 el Maratón de Nado isla Manhattan.  Hoy, celebro la Triple Corona,  con el corazón y lo comparto con Eduardo que aunque mis ojos no lo ven, mi corazón sí lo siente.

Lo celebro con todos los que me han acompañado en estos kilómetros de esfuerzo, mis hijos Andrea y Lalo, mi papá que también hoy lo siento de manera especial, mi mamá, mi hermana, mi tía, mi familia, mis amigos y pacers con quienes he compartido mis mejores momentos en el agua y contigo que me lees, muchas gracias!

¡Celebrando con el corazón!
¡Celebrando con el corazón!
¡Con todo mi amor celebrando con mis hijos!
¡Con todo mi amor celebrando con mis hijos!
Nadando el Canal de Catalina
Nadando el Canal de Catalina