cumple

Más de mil y contando….. ¡Gracias!

Hace unos días, leí un texto relacionado con lo rápido que pasa el tiempo y que con ello, las oportunidades muchas veces las tenemos frente a nosotros y ni siquiera las vemos…

¿Será? Será que en realidad las oportunidades las tenemos frente a nuestros ojos y ni siquiera nos damos cuenta de ellas?  Todo el fin de semana medité este asunto y comparto dos situaciones que viví que textualmente me han abierto los ojos…

La primera, durante el Cruce Teques, al ir nadando con los niños del programa Brazadas contra la Obesidad, dos de ellos iban nadando a muy buen ritmo y en un punto les pedí que subieran su ritmo un poco más para alcanzar a unos nadadores que iban como a unos 150 metros frente a nosotros y su primera respuesta fue: “No los podemos alcanzar”. y yo les dije.  ¡Claro que sí pueden, es su oportunidad! Y empezamos a nadar aumentando velocidad y al poco tiempo alcanzamos a los nadadores que venían frente a nosotros y después a otros que iban más adelante y finamente Pablo llegó a la meta y logró bajar 10 minutos del tiempo que había hecho en esa misma ruta hace apenas dos meses. ¡Pablo, ves cómo sí se puede! Tenías la oportunidad frente a tí y lo lograste!  Felicidades!

La segunda, el domingo en la noche estaba desanimada de que al día siguiente era mi cumpleaños, veía que el día sería triste y con mucha nostalgia, un cumpleaños diferente  y aunque con la ilusión de cumplir una año más de vida, con la incertidumbre de cómo sería el día…Amaneció el 23 de noviembre con la promesa de ser un muy buen día y la oportunidad de aprovecharlo era mía…Así fue, la oportunidad me la dieron ustedes los que me leen en este momento. Hicieron de mi cumpleaños un día maravilloso, desde las 5 de la mañana y hasta las 11 de la noche que me dormí frente a mis ojos tuve lo mejor de mi cumpleaños todos sus mensajes felicitándome, deseándome lo mejor, fotos de pasteles adornados con conchas y caracoles, albercas llenas de globos de todos colores,  tarjetas de HB, mensajes de celebración, ¡hasta palomitas acarameladas y muchas burbujas con los mejores deseos! Todavía no termino de agradecer a cada uno espero hacerlo pronto!

Gracias por darme la oportunidad de vivir un cumpleaños, con un recuerdo maravilloso de Eduardo pero con sus palabras de cariño y  muestras de tanto amor!

¡Todo mi agradecimiento y amor … más de mil mensajes y contando porque me siguen llegando!