Captura de pantalla 2016-05-30 a las 11.18.50 a.m.

Para renovar tu fuerza y energía…

Captura de pantalla 2016-05-30 a las 11.18.50 a.m.

Recordando lo que me sucedió en febrero, un mes muy complicado…..Un mes lleno de conferencias y viajes de un lugar a otro para cumplir compromisos de trabajo,  once conferencias en menos de 6 semanas me tenían prácticamente agotada, en una semana visité tres ciudades diferentes, Guadalajara, Puerto Vallarta y Monterrey, el fin de semana Ixtapaluca y Texcoco, muchas horas de  carretera y viajes de menos de 24 horas, siempre corriendo para no llegar tarde y cumplir correctamente y mi cabeza llena de citas y de llamadas, mi teléfono explotando de mensajes de mis hijos que necesitaban de todo, y yo lo que más necesitaba era su abrazo y su alegría. El 24 de febrero amanecí en Puebla para una conferencia. En la mañana, muy temprano, al revisar mi correo electrónico, apareció un correo en una cuenta nueva que había creado tan solo un par de meses antes para recibir correos relacionados con conferencias, un mail muy extraño, en principio no reconocía el remitente y pensé que se trataba de alguna solicitud de presentación pero al ver el asunto del correo, me sorprendí muchísimo: Asunto: Isa 40:31….. pocos sabrían de qué se trataba… ¡“que raro”!,  al leerlo completo, lo entendí … “Mas los que esperan en el Señor, tendrán nuevas fuerzas, levantarán alas como las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán.” Isaías 40:31.  Hoy puedo decir que ese correo, ¡cambió mi vida!

Isaías 40:31 es un versículo de la Biblia del libro del Profeta Isaías que me ha gustado durante toda mi vida, desde la primera vez que lo leí hasta el día de hoy. Me ha impactado la fuerza de su contenido, la certeza de cada una de las palabras que lo componen, la fé que encierra, el imaginarme caminando sin cansarme y volar como las águilas, en fin. Incluso, en la película “Carros de Fuego” que es una de mis favoritas, el personaje del Pastor de la Iglesia, quien también es corredor,  se motiva con este pasaje bíblico y lo repite durante varias ocasiones en sus momentos de entrenamiento y de competencia.

Para mi, este pasaje ha significado fortaleza en momentos de debilidad y dolor. Hoy puedo decir que a veces no vemos lo sobrenatural de lo que nos ocurre en la vida…. En el momento más complicado y a punto de darme por vencida, leo estas palabras y mi corazón da un vuelco, pasa de estar a un grado de caerse, a querer volar como los águilas y seguir adelante… y así fue, casi como de manera sobrenatural, decido ¡seguir adelante sin cansarme y con fuerzas renovadas!

Cuando sientas que la vida te alcanza y ya no puedes más, piensa en estas palabras estoy segura que renovarán tus fuerzas para seguir adelante.

Captura de pantalla 2016-05-30 a las 11.49.44 a.m.