10526096_848219518569157_7228008514636881866_n

Que tu voluntad sea inquebrantable…

“Que nada sea capaz de quitar la paz de tu corazón… No permitas que la vida te deje una marca de dolor sino aún en medio de cualquier situación o tormenta por la que estés atravesando, permite una sonrisa en tu rostro, un corazón alegre, una mano que acaricie, una mente que sueñe, unos ojos que vean la grandeza de Dios, un abrazo y una voluntad INQUEBRANTABLE….”

Dolor, miedo, enfermedad, violencia, discriminación, sufrimiento, angustia, temor, tristeza, son palabras que de solo pronunciarlas o escucharlas duele, son situaciones de vida que pesan, ahogan, oprimen, entierran sueños y pueden marcar una vida….. No lo permitas! Nunca, porque sin importar la tormenta por la que estés atravesando ten la certeza de que aún ahí en medio de todo ello, hay amor, fé y paz.

Hoy, mi cuerpo es un cuerpo marcado más no mi voluntad….y hago referencia a un momento de mi vida que me marcó, cuando llevaba 9 horas y media nadando en el Canal de la Mancha, los hombros me pesaban, cada brazada pesaba más que la anterior, tenía mucho frío, cada vez que giraba mi cabeza para respirar, tragaba agua, me dolía la boca del estómago, tenía muchas náuseas , las mucosas de mi boca me ardían y la lengua la tenía tan hinchada por causa de la sal que casi no me cabía en la boca…mi capacidad física estaba llegando a un límite… el mar estaba marcando mi cuerpo, parecía que no podía continuar nadando y sin embargo mi voluntad me llevó a decidir que seguiría nadando no obstante el frío, el viento, las olas, la oscuridad… Seguiría dando brazadas hasta salir del agua en Francia y así lo hice, seguí dando brazadas una tras otra….y después de nadar 14 horas con 33 minutos crucé el Canal de la Mancha Nadando y hoy lo sigo celebrando.

Cada uno, tenemos nuestros días contados y sin embargo cada hora tiene 60 minutos y cada día 24 horas y si bien no podemos alargar el tiempo si podemos ensanchar (como diría mi querido amigo Jorge Font), nuestra voluntad. De tal manera que no haya enfermedad, o sufrimiento u opresión o cualquier otra cosa que debilite mi voluntad inquebrantable para ensanchar mi camino….para seguir adelante, para dar un paso más, para sonreír, para disfrutar cada amanecer, para extender mi mano y dar, para agradecer, para que la fortaleza de mis hombros no solo sirva para seguir dando brazadas en el agua sino para fortalecer, junto con mis hijos Lalo y Andrea, a Eduardo mi esposo en su lucha contra el cáncer y también para seguir dándo brazadas por la vida para beneficiar a muchos niños de la Casa de la Amistad y muchos más…

En torno a la película Inquebrantable, honor a quien honor merece, mi respeto y admiración a Louis Zamperini, por sus ganas de vivir, su sonrisa, su ánimo y sobretodo, su voluntad inquebrantable y también, a todos aquéllos que con esta misma voluntad, inquebrantable, luchan cada día contra el cáncer… no están solos y hay que recordar siempre que en nuestra debilidad se manifiesta la grandeza y el poder de Dios… porque cuando soy débil, fuerte soy… Así lo creo y comparto mi fe… mi voluntad inquebrantable está marcada con estas palabras…Todo lo puedo en Cristo que me fortalece…y entonces sí, en medio de la tormenta sigo adelante y sigo dando brazadas para salpicar a muchas personas…Solo le pido a Dios siempre tener el ánimo de seguir adelante…

10526096_848219518569157_7228008514636881866_n