IMG_9113

Un pequeño relato de mi Cruce en el Canal de Catalina

Mariel Hawley hace a México orgulloso

 

 Desde el sitio http://dailynews.openwaterswimming.com/2012/08/mariel-hawley-makes-mexico-proud.html les presento esto que escribieron de mi Cruce del Canal de Catalina.
Mariel Hawley se ha convertido en la persona número 61 y la primer mujer mexicana en alcanzar La Triple Corona de Natación en Aguas Abiertas con su cruce del Canal de Catalina en 11 horas 27 minutos esta semana.
“Estaba tan feliz de ver que Laura Lopez Bonilla (mi amiga) lo termino que mi confianza creció.” Explico Mariel que es parte del equipo de Sport City de relevo del Canal de la Mancha. “Cuando vi que salía del agua, sabia que yo seria la siguiente. Esa noche, no pude dormir por estar pensando en los tiburones. Estaba asustada y nerviosa y pensaba en todo el stress del entrenamiento, el viaje, organizar todo y hasta estar en California me llegaba a la mente esa noche.”
Como muchos nadadores de aguas abiertas, Mariel Hawley se topo con insomnio. “Apenas pude dormir 4 horas, sabiendo que iba a ser uno de los dias mas largos en mi vida. Pero no tenia otra opción y estaba lista. Cuando subí el bote a las 8 de la noche, lo único que quería era evitar marearme en el viaje a la Isla de Catalina. Todo estuvo bien, llegamos a Catalina y me sentía perfecta.” 
En un intento para tener aguas tranquilas temprano en la mañana, la nadadora escultural comenzó a nadar casi a medianoche. “El minuto en el que entre al agua me sentí especial. El agua fue lavando cualquier mal pensamiento de mi mente.” 
Fue una noche especial, interrumpida por un grandioso amanecer. “Disfrute la nadada muchísimo, incluso mientras me cansaba. La noche fue espectacular; Nunca había nadado en una noche tan oscura y me sentí tan en paz. Apenas podía ver que estaba sucediendo en mi bote de escolta, pero abajo del agua era muy diferente. Ahí estaba tendiendo un grandioso espectáculo fluorescente cada minuto y con cada brazada.”
Las luces del mar le causaron un efecto en su nado en otra forma que no esperaba. “Me apuraba a comer – 30 segundos máximo – porque no quería perder tiempo y perderme un solo minuto viendo millones de estrellas abajo del agua. En ocasiones, tocaba aguamala pero no sabia que eran. Se sentían como peces que nadaban debajo de mi pero me picaron dos veces. Mantuve la calma y continúe mientras el dolor se desaparecía.”
La luz del dia llego: “¡Wow! Podía ver miles de diferentes formas de aguamalas. Algunos parecían víboras, otros como espirales, bolas, collares y pequeñas coronas. Estaba tratando de encontrar nuevas formas cada vez que metía mi cabeza al agua.” 
Pero el espectáculo del acuario del Oceano Pacifico no había acabado.
“Entonces llegaron los delfines. Debido a que los delfines siempre están sonriendo, me recordaron que hacia este nado con una causa: la sonrisa de muchos niños porque estamos juntando dinero para ayudar a 100 niños mexicanos de bajos recursos obtener cirugías que son muy necesitadas. Mientras me acercaba a la cosa me empece a sentir un poco triste porque este sueño había llegado a su final. Había trabajado tanto y estaba por terminar. 
Esta sera una noche que recordare para siempre.”