11709632_926976410693467_8068325688066948515_n

Amanecí flotando en el azul del mar… del Estrecho de Gibraltar

Tarifa, España, 3 de julio del 2015

Hoy amanecí de una manera muy especial…. con una sonrisa enorme y flotando, tal cual, ….¡flotando!  Parecía que había dormido como volando entre las nubes o flotando sobre el agua con la satisfacción de haber logrado un sueño en mi vida…. un sueño que empezó hace mucho tiempo, y que se pospuso durante un tiempo. Un tiempo que nos permitió vivir con Eduardo su último año de vida, y disfrutarlo y quererlo hasta no saber que se iría muy pronto, pero con un corazón inflamado de tanto amor que recibió de su familia y amigos y también, con una sonrisa de paz.

Amanecí celebrando que ayer, Lalo mi hijo y yo, nadamos el Estrecho de Gibraltar, al compas de la porra de Andrea que nos acompañó en la embarcación guía y de amigos muy queridos que nos apoyaron nadando con nosotros como lo hicieron Nora Toledano y Antonio Argüelles y desde la embarcación Gela Limonchi y Paty Kohlmann.

Nos tomó 10 horas y fracción volar de México a Madrid, una hora de Madrid a Málaga y poco más de 2 horas el trayecto en coche de Málaga a Tarifa, en total casi 24 horas de viaje y cuando llegamos a Tarifa a las 22:30 horas, nos reciben con la notica de que el viento y las condiciones atmosféricas se ven bien para nadar al día siguiente y empezar el nado entre las 9:30 y 10:30 horas…. A las dos de la mañana yo seguía despierta pensando en todo lo que significaba en mi vida y en la de Lalo y Andrea, el nado que estábamos próximos a hacer… casi no dormí, un par de horas apenas y muy presionada y nerviosa por lo que venía…

Al llegar al muelle para embarcarnos e iniciar el nado, sentí a Lalo nervioso pero creo que menos que yo. A mi, se me notaba que estaba muy  preocupada y nerviosa  ¡pues es que un nado así con tu hijo, te pone tenso! … Nora estaba preparando los abastecimientos de los tres, que irían en la lancha Zodiac, en donde irían Paty y Gela para ayudar en los abastecimientos. A los pocos minutos llegaron  Toño Arguelles con su sobrino Pablo que sería el fotógrafo  y Oswaldo Toledano, hermano de Nora para filmar el nado. Al parecer, todo estaba listo y en pocos minutos embarcaríamos para empezar el nado desde el Faro de Punta Palomas o Isla Tarifa.  Esos minutos se me estaban haciendo eternos y mi angustia seguía … en un momento nos reunimos los cuatro nadadores y Toño dijo las palabras exactas que necesitaba escuchar para tranquilizarme, “sugiero que todos nademos para apoyar a Lalo a terminar este nado, su primer gran cruce, el Estrecho de Gibraltar”… y Nora dijo que así lo haría.  Al escuchar esto,  Lalo hizo una gran sonrisa y se tranquilizó y a mi se me llenaron los ojos de lágrimas. Nos embarcamos y navegamos unos minutos para llegar al Faro. Antes de echarme al agua, abracé a Andrea y a Lalo y les dije que este nado lo hacíamos en memoria de Eduardo papá y con todo el amor para él, pero con la fortaleza especial del cariño y la amistad.

¡El nado fue espectacular!  El día con un cielo hermoso y el sol brillando todo el tiempo, la compañía en el agua inmejorable, gracias Toño y Nora, cada brazada compartida con ustedes significa muchísimo; la compañía de Gela y Paty en la Zodiac una garantía de que todo iba a salir bien, estoy segura que las fotos de Pablo y el video de Oswaldo, están increíbles, pero lo mejor de todo:  la sonrisa y las porras de Andrea desde la Zodiac y la forma como nadó Lalo, ¡impresionante!

Al echarme al agua, no pude contenerme y lloré un rato, a la mitad del camino seguía preocupada de que todo fuera bien y Lalo lograra terminar, al estar preocupada no me di cuenta de lo bien que iba nadando pero cuando nos faltaba poco por llegar, yo venía nadando un poco más atrás que los demás y  vi que Toño y Nora se habían detenido, también vi a Lalo… Toño me dijo, “Mariel lleguen primero tu y Lalo” y este gesto fue una manera de reconocer el esfuerzo de Lalo, en ese momento Lalo me dijo…”vamos mami, échale y vamos con todo hasta llegar a la costa de Marruecos”… esos últimos metros pude disfrutar el color del mar y nadar con Lalo a mi lado hasta tocar la costa africana y salir del agua para darnos un abrazo, en la Punta Almansa en Marruecos!

¡De Europa a Africa nos fortalecimos y Lalo y Andrea me fortalecieron a mi! Nuestras brazadas transformando vidas y en esta ocasión gracias a la generosidad de Fundación Roshfrans para apoyar a niños con cáncer de Casa de la Amistad! Una bendición poder nadar para fortalecer a otros. ¡Gracias!

¡Hoy amanecí flotando en el azul de mar donde se juntan el Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo, en el azul del Estrecho de Gibraltar!

11692746_926976514026790_6140911740769281974_n 11709632_926976410693467_8068325688066948515_n DSCN9621 DSCN9546