Bienvenido febrero loco!

Llegó febrero loco…

Si enero estuvo duro, febrero pinta igual y además como dice el dicho..¡febrero loco!

¡Pues bienvenido con todo y su locura…!

El sábado me tocó entrenar en Las Estacas, tenía que nadar 3 horas.  Las Estacas es un parque en el estado de Morelos, en dónde nace un río que irriga la zona de agricultura de las poblaciones cercanas y que dentro del parque, el rio Las Estacas,  corre aproximadamente desde el borbollón y hasta un kilómetro de longitud. El río sigue su curso pero ya sale del parque y por lo tanto, los nadadores que entrenamos en este lugar normalmente nadamos un kilómetro a favor de la corriente, es decir desde el borbollón hasta la última salida del río dentro del parque  y un kilómetro en contra de la corriente, desde este punto hasta el borbollón. Dependiendo el tiempo que uno va a entrenar dependerá la cantidad de vueltas que habrá que nadar.

En las tres horas que me tocaba nadar, yo quería hacer 5 vueltas es decir, 10 kilómetros y eso significaba que me iba a tener que echar 5 vueltas contracorriente… y eso, ¡sí que cansa! En fin, durante todo el entrenamiento nadé acompañada por otros nadadores, amigos que también están entrenando para diferentes eventos de natación. ¡Nadar acompañada es increíble!

En una de las vueltas que iba nadando contracorriente pensé en lo difícil que había estado el mes de enero y que estábamos a un día, de la llegada de febrero… , ya estaba cansada y era mi cuarta vuelta de nado contracorriente y también pensé en que era una locura nadar así…. y es que nadar contracorriente es muy difícil y cansa muchísimo, quería detenerme un momento y descansar pero sale peor porque para volver a empezar hay que hacer mucho más esfuerzo del que vas haciendo cuando ya vas nadando… y en ese instante, me di cuenta que así pasa no solo en el agua ¡sino en la vida también!

Llega febrero loco y a veces todas las actividades que trae la vida nos agobian y nos sentimos  que estamos nadando contracorriente y así es… cuando el camino se dificulta y pareciera que en lugar de avanzar hacia adelante vamos para atrás, lo mejor es seguir…no te detengas a descansar sigue dando brazadas y que sean brazadas con doble esfuerzo y sin perder de vista que vamos hacia una meta.

Parece una locura seguir y seguir cuando sentimos que no avanzamos pero en realidad, cuando después de mucho esfuerzo llegas al borbollón de Las Estacas, tienes una sensación de triunfo y de alegría que te provoca esta locura de nadar contra corriente…que no hay más que ¡celebrar cada llegada!  Que lo mismo suceda en tu vida y aún y cuando febrero llegue con sus cosas y su locura de actividades, no te detengas y sigue dando brazadas para llegar a tu meta con una gran sonrisa.

De tal manera que aunque llegue febrero loco, todo lo que traiga de esfuerzo y trabajo, nos provoque al final, la satisfacción de haber nadado en la vida contra corriente y una gran sonrisa!

Bienvenido febrero loco!
Bienvenido febrero loco!
Nadando contra corriente en Las Estacas
Nadando contra corriente en Las Estacas