Mis hijos Andrea y Lalo presentes en cada brazada...

¿En dónde estoy y a dónde voy?

A 5 días de viajar a Japón y no se en dónde fui a agarrar una gripa tremenda… el miércoles tuve frío todo el día, cosa rara en mi, porque es muy extraño que tenga frío, el jueves amanecí con un dolor de garganta tremendo y dolor de cabeza y de plano le llamé al doctor para ver si podía verlo el mismo jueves…

Dos personas me dijeron que seguramente estaba nerviosa por el nado en Tsugaru y por esa razón, me había dando gripa…

¿Estoy nerviosa?

¡Estoy nerviosísima! Un nado como el del Estrecho de Tsugaru, implica mucho, desde entrenamiento y preparación, tanto física como mental, hasta la organización de un viaje a un lugar que queda, textualmente, ¡del otro lado del mundo!  Sin embargo, hoy que he tenido que seguir las indicaciones del médico, específicamente, “no nadar”, me ha servido para recapitular en dónde estoy y a dónde voy…

¿En dónde estoy? Estoy lista para hacer un nado al Estrecho de Tsugaru, los antibióticos harán su función y yo haré lo que me toca, descansar un par de días y entrenar mentalmente para este nado. ¿Qué significa esto? Visualizar mi nado en Tsugaru, sentir el frío del amanecer justo cuando me voy a echar el clavado, sentir la temperatura del agua, comenzar a nadar, escuchar mi respiración bajo el agua, sentir mis brazadas, una tras otra durante todas las horas, disfrutar el amanecer, el oleaje y seguir nadando así durante muchas horas. Además de un poco nerviosa, también me doy cuenta de que estoy contenta, ¡muy contenta! El Estrecho de Tsugaru significa un proceso en mi vida que me ha llevado a darme cuenta de que me encanta nadar y lo quiero hacer todos los días de mi vida.

Tsugaru también me ha llevado por un camino que se ha afianzado en mi vida que se llama amor y amistad, en el cual personas que me quieren me han apoyado de una u otra forma de manera muy especial y con su cariño han logrado que el jueves me suba al avión rumbo a Japón, gracias por estar aquí, ¡a ti en especial que compartes el carril conmigo!, gracias Nora y Gela y gracias a mi mamá, Aline, mi tía Alejandra, Ruth A, Catalina, Ganso, Paulina, Jimena, Vero, Adriana, Rebe, Tocaya, Gaby B, Julie, Alicia, Paty O, Paty K, Angélica, Ariadna, Dr. Magaña, los CANALEROS, Samara Team, gracias porque sus porras durante este proceso me han fortalecido, a todos gracias!

¿ A dónde voy?  A hacer realidad un sueño que se llama vida, con el amor de mis hijos Andrea y Lalo, a quienes les dedico este nado y pensaré en ellos durante muchas horas, su amor es  la gasolina de mi motor para la vida.  Mi deseo, que mis brazadas puedan transformarse en beneficio, ya veremos, cada cosa en su momento y por lo pronto, ahorita, disfrutar el descanso obligatorio de hoy y visualizar todo el amor con el que voy a nadar Tsugaru.

Mis hijos Andrea y Lalo presentes en cada brazada...
Mis hijos Andrea y Lalo presentes en cada brazada…

img_0047