Captura de pantalla 2016-08-07 a las 6.28.08 p.m.

Entrenando para el Estrecho de Tsugaru-Japón

 

La cuenta de esta semana da un total de 53 kilómetros en el agua. Del domingo pasado a este domingo, nadé ¡53,000 metros!

Pocas semanas en mi vida he acumulado tantos kilómetros, se dice fácil, se escribe también muy fácil pero nadarlos, requiere de muchas ganas y el compromiso de cumplir todo lo que tenga que entrenar para estar lista para llegar al Estrecho de Tsugaru.

El viernes me tocó nadar 6 kms y en cada uno de ellos nadé pensando en los 6 nados que he hecho desde el 2009 hasta el año pasado. El primer gran recuerdo fue el Maratón de la Isla Manhattan, mi primer gran nado, 46 kilómetros que pondrían a prueba mi determinación y fortaleza y que al paso de los años, ese nado se ha convertido en una celebración de vida. Fue un nado que compartí con las personas más especiales de mi vida y hoy recuerdo a mi papá en la embarcación guía, a Eduardo y mi mamá y mi tía Alejandra esperando en la meta, mis hijos al pendiente y dos de mis mejores amigas kayakeando Gela para mi y Nora para Toño Argüelles, quien también nadó el maratón de Manhattan en 2009.

Mi cruce al Canal de la Mancha en 2011, un nado que al pasar de los años se ha convertido en mi más grande prueba de fortaleza física y mental, de concentración y determinación y sobretodo, de compromiso conmigo misma, un nado que me exigió todo lo que había acumulado durante años de entrenamiento y que mi mente tuvo que sacar energía de cada palpitación de mi corazón, para ordenarle a mi cuerpo que siguiera nadando.  Recuerdo a Eduardo en la embarcación y a mi mamá, mis hijos y mi tía Alejandra esperándome en el muelle en Dover. Hoy a cinco años, lo sigo celebrando….cierro los ojos y todavía tengo la sensación de mis dedos tocando arena,  a la mitad de la noche, sin ver la costa, supe que ya estaba muy cerca cuando mis dedos tocaron arena y seguí nadando unos minutos más y salí del agua después de haber nadado 14 horas con 33 minutos.

El Canal de Catalina 2012,  que me sorprendió con su oscuridad… nadé toda la noche, más de siete horas nadando en la obscuridad me recuerdan hoy, que lo esencial es invisible a los ojos y solo se ve con el corazón.

El Maratón de Nado Ederle Swim 2013. de Manhattan a Nueva Jersey, recuerdo a Eduardo en la embarcación guía con Lalo mi hijo y Gela remando en el kayac. Un nado con grandes nadadores y amigos; Charlotte Samuels, Roger Finch y  Jim Clifford. Al terminar el nado celebramos todos de una manera muy especial y la alegría de esa celebración sigue en mi corazón.

En 2014, el Swim Across the Sound, organizado por una de las grandes de la natación de aguas abiertas Liz Fry, y recuerdo su hospitalidad y cariño y nubes por todo el horizonte que indicaban que venía una tormenta… el día del nado, poco antes de las 4 horas la Capitanía de Puerto decidió suspende el nado por Contingencia de Tormenta y todos tuvimos que dejar de nadar y regresar a puerto. Este fue un nado no concluido por riesgo de emergencia y aprendí que la seguridad de todos es primero..

El Estrecho de Gibraltar 2015, es difícil escribir sobre este nado, significa tanto en mi vida… puedo decir que yo me eché al agua en Tarifa, España de una forma y salí del agua en Punta Almansa, Marruecos de otra. Lalo y yo, acompañados por Nora y Toño Argüelles nadamos el Estrecho de Gibraltar cada uno dejando en el agua un mar de sueños… pero yo,  no obstante todo lo que había pasado en mi vida,  salí convencida de que quería que mi vida siguiera en el agua…

Seis nados que significan mucho de lo que soy hoy, y de lo que quiero seguir siendo… el mar me ha marcado y cada brazada me ha fortalecido con mucha vida.

Hoy nadé 10 kilómetros pensando en todo esto y en el amor de mis hijos presente en cada una de mis brazadas….. mi corazón late al ritmo de mis brazadas… y el ritmo de mi vida será marcado por el ritmo del mar…. Mi próximo nado, Tsugaru, en septiembre, me emociona y me llena de alegría… ¡estoy contenta de saber que mi vida sigue en el agua!

Mis hijos Andrea y Lalo presentes en cada brazada...
Mis hijos Andrea y Lalo presentes en cada brazada…
Celebrando Gibraltar
Celebrando Gibraltar