captura-de-pantalla-2016-11-10-a-las-19-48-42

A unas horas de El Reto Acapulco 22 kms…

captura-de-pantalla-2016-11-10-a-las-19-48-42

¡Celebra tu vida…

Celebra cada día y cada minuto…

Celebra cada amanecer y cuando cierres los ojos cada noche…

Celébrate en cada respiración!

Hace unos días, escribí un tuit que hablaba sobre las decisiones que hacemos en la vida, que sean decisiones que marquen la diferencia y te hagan ser mejor persona de lo que fuiste ayer… ¿Por qué escribí esto? Porque estamos en un torbellino de actividades cotidianas y de situaciones de vida que a veces nos llevan a hacer las cosas de una manera que pareciera como automática, sin detenernos a realmente recapacitar sobre lo que vivimos cada día.

Todos, adultos y jóvenes que cada día tienen más actividades escolares, más aparte su vida social y sus compromisos y responsabilidades académicas, pareciera que entramos a una dinámica de espiral en la que todos los días se convierten en un “transitar” de una lado a otro y de un “sitio” a otro y dejamos de ser para solamente hacer… Platicando con Andrea mi hija, tal cual le comenté, que tus decisiones te lleven a ser cada día mejor persona.

Unos días después, me quedo con esto y lo aplico para mi también, que mis decisiones me lleven a ser mejor persona y marquen una diferencia en cuanto a lo que viva cada día.. con esto en mente me voy el fin de semana a nadar el Reto Acapulco de 22 kms. Tomé la decisión de nadar esta prueba como parte de un pre-cierre de año pero también como un preámbulo de lo que vendrá en 2017, esta en una decisión que me lleva a darme cuenta que nadar es un camino por el que quiero seguir en mi vida pero también, una decisión de “ser” y “sentir” al nadar.

A unas horas de El Reto, estoy lista para celebrar cada minuto en el agua y celebrar cada instante de la vida de mi pacer que tendré este año, que es mi hija Andrea, quien cumple mañana 16 años de hacer magia en mi vida. Este nado va con dedicatoria especial para una niña de 16 años que está aprendiendo que cada día de su vida puede decidir aquéllo que la haga mejor persona que ayer y que le lleve a realizar todos sus sueños… ¡Andrea, que tus decisiones te permitan ser mejor y seguir haciendo magia cada día de tu vida!